Demandan Educación para Vivir

· Más de 50 Jóvenes con capacidades diferentes de la Tenencia de La Mira y sus comunidades buscan ejercer su derecho a la Educación.

· Responsabilidad Social de las Empresas Locales Solo en Papel y sus Estadísticas.

· Asociación Civil “Servir Por Servir” Rema Contra Corrientes.

Por Georgina Gasca/APC

El peregrinar de los jóvenes y sus familiares en la lucha por conocimientos básicos en lectura, escritura, manualidades de oficios y cultivo de huerto en tras patio hasta el momento no han encontrado respuesta a sus demandas de educación, la cual, sostienen está garantizada por la constitución mexicana.

Sin embargo, la economía de las familias de la Tenencia La Mira y sus comunidades no es suficiente para llevar de lunes a viernes a sus hijos con leve discapacidad mental a cualquiera de las dos escuelas de educación especial que se ubican en ciudad Lázaro Cárdenas; una de ellas, no da servicio por diferencias entre el personal docente. La otra también cerrada por la pandemia de salud pública.

No obstante, en el año 2010 se constituyó legalmente la Asociación Civil “ Solo por Servir”, la cual inició actividades provisionalmente en el centro cultural “La Parota” , ahí iniciaron las clases con la aportación altruista de docentes y la directiva. Fue en el año de 2011 cuando, ejidatarios de La Mira entregaron en comodato a “Servir por Servir” un terreno de 200 maestros cuadrados.

En ese predio, el grupo de mujeres comandado por Hilda Catalina González Hernández, con determinación lograron reunir apoyos materiales y económicos para levantar bardas perimetrales y techaron con lámina. Luego, adecuaron el salón con materiales de uso y consumo para transmitir conocimiento básico a niños y jóvenes, a quienes les ayudan en sus primeras clases a socializar con sus compañeros, trabajar en equipo y en lo individual.

Responsabilidad Social Empresarial, una Quimera

El alto grado de degradación que genera la extracción de mineral y la producción de acero, acorta la vida de todos los materiales y equipo, así lo reciente el medio ambiente, la fauna, la flora y la raza humana, de tal forma, que el cetro ciudadano del conocimiento especial ha sobrevivido del apoyo ciudadano, asegura la maestra Lupita Anzorena Torres.

Refirió que el doctor Juan Carlos Magaña así como la doctora Clara Zapiain Guajardo, entre otros, son pilares que le han dado fortaleza a esta labor. Incluso, recordó la maestra Lupita, “Clarita, nos ha brindado apoyo desde antes de ser directora del DIF Municipal. Y ahora nos está ayudado a levantar la escuela especial de nuestros niños y jóvenes.

La empresa extranjera ArcelorMittal, a través de sus órganos de apoyo social por un corto tiempo facilitaron a sus monitores del programa “Construyendo el Futuro” con una clase a la semana, pero no hubo buenos resultados, dijo, “los monitores se concretaron a elaborar una lista de nuestros alumnos y sus datos generales de cada familia, además de llevar estadística de peso y medida de cada muchacho, y por supuesto, se tomaban la foto con ellos”.

Material que presentan en desayunos de trabajo con directivos de la empresa durante su informe anual, con presuntos apoyos que nunca llegaron, “hablan de muchas acciones que no se concretaron y recurso económico que tampoco llegó a esta Asociación”, aseguró Lupita. “Doña Clarita no nos dejará mentir, ella también estuvo en ese desayuno”, recordó.

Sin embargo, subrayó, “continuaremos remando contra corriente, las cuales superaremos por el bienestar de los más de cincuenta alumnos, quienes tienen derecho a la educación y al conocimiento para vivir”. Concluyó.
Hoy está asociación civil, ya recibió la primera tonelada de cemento por parte del DIF Municipal a cargo de Clara Zapiain Guajardo, quién en coordinación con el director, Gerardo Hernández Martínez, han logrado que la terminal SSA Lázaro Cárdenas, a través del director de recursos humanos les ofrezca el apoyo del 50 por ciento de la remodelación de la estancia.

Inicialmente “Servir por Servir” comenzó a trabajar con niños, pero con los años muchos de ellos que aquí ingresaron hoy son jóvenes, como Sagrario Leonel Tapia de 44 años; Lupita Ofelia González de 27 años; Erika Reyes, de 39 años y Otilia de 29 años, quienes hoy ayudan a los más pequeños a sus clases de lectura y socialización como una gran familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s